Manitos Trabajando, CANAT (Piura, Perú)

Home / Cause / Manitos Trabajando, CANAT (Piura, Perú)
41.54%

Donado: 41.54% / 20,312.00€

MANITOS TRABAJANDO. CANAT, PIURA

Acogida a menores y adolescentes trabajadores de la calle que viven en ambientes de gran violencia.

El Centro de Apoyo a Niños y Adolescentes Trabajadores, CANAT, Asociación civil impulsada por la Compañía de Jesús, en Piura, Perú, comprometida con la defensa de los derechos de los Niños y Adolescentes Trabajadores en situación de riesgo y/o exclusión social, tiene como fin la inclusión social, económica, política y cultural de los niños y adolescentes trabajadores de Piura a través de una propuesta educativa y de formación integral. Nace en 1998 y su colaboración con la Fundación Sociedad Protectora comenzó en 2012, a través del programa Manitos Trabajando.

El compromiso de los monitores al identificarse con los objetivos y comprometerse con los programas específicos, los enfoques de trabajo dado y las relaciones personales armoniosas son factores que influyen en el éxito del programa.

Los niños necesitan espacios de formación. Tienen disposición y ganas de aprender. Al tratarse de niños y adolescentes trabajadores, la mayor parte de su tiempo lo viven en ambientes violentos y en constante riesgo; en el programa logran identificarse como parte de él y se sienten respaldados, reconocidos y acogidos institucionalmente.

La formación a las familias, revisando enfoques y replanteando estrategias y fortaleciendo la equidad de género son puntos a trabajar. Las familias participan en las actividades del Centro, tratando de paliar la ausencia de alguno de los padres y evitar el maltrato físico, psicológico o la expulsión temprana de los hijos al mundo del trabajo o de la calle.

Se potencia la comunicación y afectividad en el seno de la familia mediante:

  • Jornadas de formación educativa y nutricional.
  • Espacios de encuentro y atención psicológica.
  • Visitas puntuales con casos de identidad y acceso a servicios de salud públicos.

Se ha conseguido que las familias mejoren su comunicación interna, se reduzca la violencia intrafamiliar y que se preocupen por la escolaridad de sus hijos. Casi la totalidad de los niños acceden al comedor, un servicio vital para la salud de los niños, ofrecido al comprobarse que muchos menores asistían a la escuela sin desayunar.

Los programas tienen un enfoque intercultural, debido al movimiento migratorio de la sierra y de la selva piurana a la ciudad. Las familias que llegan a Piura se ubican en los “Asentamientos Humanos” de las zonas urbano-periféricas, lo que unido a su escasa formación origina problemas de inserción laboral, obligándoles a trabajar en condiciones de explotación (estibadores, vendedores ambulantes, etc.) o de sumisión (mujeres trabajadoras del hogar).

A nivel nacional se ha denigrado a las personas del campo y se han creado estigmas. En Piura está muy arraigada la violencia de género, con altos índices de violencia femenina (niñas, jóvenes y adultas). La mujer tiene muy poco acceso a la educación. Existen numerosas familias desestructuradas (monoparentales y extensas), con la mujer como jefe de familia. El hombre tiene varias familias a las que no aporta nada económica ni emocionalmente.

El Programa “Manitos Trabajando” es un espacio de formación, autoestima personal y de escucha. Los que asisten asumen las normas establecidas y participan en las actividades que les ayudan a mejorar su forma de relacionarse, capacidad, motivación, etc. Cuando los chicos salen del programa se mantiene el vínculo con ellos. La difusión la realizan los chicos a sus conocidos/vecinos/familiares mediante el “boca a boca”.

Al salir del programa se consigue que las condiciones de trabajo mejoren (disminución de horas de trabajo, cambio de tipo de trabajo y condiciones de riesgo, etc.) para que puedan continuar su formación educativa y acceder a estudios superiores.

– Ver información completa del proyecto en el boletín 16/17 –