Proyecto de Turkana (Kenia)

Home / Cause / Proyecto de Turkana (Kenia)
60.00%

Donado: 60.00% / 7,075.00€

PROYECTO UNIDAD NUTRICIONAL INFANTIL

Atención alimentaria y sanitaria en una zona especialmente castigada por la sequía.

La Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol (MCSPA) en colaboración con la Fundación Sociedad Protectora de los Niños , desarrolla en Turkana, Kenia, un proyecto denominado “Unidad Nutricional Infantil” destinado a mejorar las condiciones de salud y nutrición de los menores de seis años de la zona de Nariokotome. Los responsables del cuidado de los niños durante 2013 decidieron en un Comité local las funciones a realizar y la participación en tres talleres de formación programados.

Dada su difícil ubicación, la adquisición y distribución de productos alimenticios tiene que hacerse mensualmente con un tractor a lo largo de toda una jornada y con camiones cada tres meses. El Comité local supervisa los trabajos de administración mensual de comida, limpieza de utensilios de la cocina, además de las actividades de educación preescolar y juegos, etc.

El equipo de Salud de Nariokotome y la clínica móvil realizan mensualmente visitas rutinarias a la Unidad Nutricional Infantil para el seguimiento de los niños (talla y peso), vacunación, formación sanitaria personalizada a las madres, revisión general del estado de salud de los niños, especialmente en relación con las enfermedades más comunes como: malaria, infecciones oculares, heridas por quemaduras y enfermedades de la piel y la detección, atención y/o remisión de casos al dispensario y/o al hospital de Lodwar o Kakuma para los casos más complejos.

La misión de Nariokotome, en las Unidades Nutricionales, da además formación agrícola a la población local. En 2013 se han realizado reformas en las infraestructuras de las zonas de sombra y duchas. Atendió a ochenta niños con edades entre 6 meses y 6 años con un presupuesto total de 7.651 €, al que la Fundación Sociedad Protectora de los Niños aportó 5.630 € (el 73,6%). No existe personal remunerado ni voluntariado. Las personas encargadas del día a día de las Unidades Nutricionales pertenecen a la propia comunidad misionera y en todos los aspectos (salud, agricultura, nutrición, etc.) siempre se trata de trabajar con el apoyo de la población local de Turkana que indica lo que es más conviene. Los lugareños reconocen que su sistema de vida tradicional deja un poco de lado a los más pequeños y que con estos programas de apoyo, su vida es más digna por lo que no oponen resistencia al desarrollo de los proyectos. Los niños, desde muy pequeños, acuden solos a la guardería ya que para ellos es un lugar en el que reciben atención y alimento.

La mejora del estado general de salud de los niños implica una mejor nutrición y la reducción de enfermedades que tendrá sus efectos en el futuro. Los que no reciben este aporte tienden a contraer más enfermedades, presentan dificultades de aprendizaje y socialización y, en consecuencia, menos posibilidades de ir a la escuela y terminarla.

– Ver información completa del proyecto en el boletín 16/17 –