La fundación

Home / La fundación

PROTEGEMOS

Fomentamos el respeto a los derechos básicos del niño: todo niño tiene el derecho intrínseco a la vida, a la educación y a su seguridad.

AYUDAMOS

Atendemos a todos los niños sin distinción alguna, preferentemente a aquellos que se encuentren en una situación más desfavorecida.

FORMAMOS

Nos implicamos en su desarrollo personal: cuidando de su salud y nutrición, de su
educación, de su desarrollo físico, mental, moral y social.

LUCHAMOS

Contra la ignorancia y el desamparo, contra la explotación infantil laboral, contra los abusos sexuales, las drogas, los malos tratos y la privación de libertad.

1878. EL NACIMIENTO DE UNA INSTITUCIÓN PROTECTORA

En el último tercio del siglo XIX, el incremento en la traslación de población de las zonas rurales a las ciudades fue un hecho incontestable. La circunstancia se acrecentó en la ciudad de Madrid como capital del Estado, comportando la existencia de amplias capas sociales que padecían unas condiciones de vida muy precarias. Un cúmulo de problemas acechaban a los más pequeños: mala alimentación, viviendas pequeñas, escasa higiene, falta de escuelas y donde éstas existían sus condiciones no eran las más apropiadas.

En este contexto, la rutina diaria de ver a cientos de niños madrileños deambulando por sus calles sin rumbo y sin formación alguna, despertó el interés hacia ellos de una figura excepcional y adelantada a su tiempo: Julio Vizcarrondo y Coronado. Éste se unió al descendiente del descubridor, Cristóbal Colón de la Cerda (1837-1910) XIV Duque de Veragua, y juntos fundaron el 7 de agosto de 1878 la institución benéfica privada Sociedad Protectora de los Niños. Otras ilustres personalidades se unieron a la empresa, como el célebre maestros de maestros Pedro de Alcántara García, el doctor Pablo Lozano y Ponce de León, el pedagogo Eugenio Bartolomé y Mingo o el prestigioso doctor Manuel Tolosa Latour.

De El Refugio al 130 aniversario de su instauración

Las primeras actividades benefactoras se iniciaron prestando alimentación, vestimenta y educación a los hijos de las penadas de la Casa Galera de Alcalá de Henares. Gracias a donativos privados y a las cuotas de los socios, en 1893 se inauguró un conjunto de edificios denominado El Refugio, en una extensa finca de 17.000 metros cuadrados en pleno centro de Madrid. En sus instalaciones se contaba con pabellones para niños y niñas, enfermería, cocina, escuelas y grandes patios en los que los acogidos pudieron disfrutar de una educación innovadora. Los más de 1.500 niños y niñas que pasaron por sus aulas, hasta el año 1936, disfrutaron de una asistencia completa en un ambiente higiénico declarado como modelo en su momento.

En el año 2016, se ha cumplido el 138 aniversario del establecimiento en Madrid de la Sociedad Protectora de los Niños. Actualmente los proyectos tienen carácter nacional e internacional, trabajando en países como Congo, Bolivia, Perú, Mozambique, Kenia, Filipinas o Etiopía.

Hazte socio, una pequeña ayuda significa mucho