Conciliando progreso y tradición

Home / Proyectos en Kenia / Conciliando progreso y tradición

Conciliando progreso y tradición

Endonga (a la izquierda) es el jefe de la tribu en Kokuselei (Turkana, Kenia). Tiene 6 esposas, la última de 16 años, y 30 hijos. Por él pasan todas las decisiones sobre la actividad de su gente. Las misioneras tienen particular cuidado en mostrarle todo el respeto debido y consultar cualquier acción: guardería, cultivos, pozos, vacunaciones, etc. Está acompañado de su ayudante, llevan en la mano una vara de acacia y un taburete para sentarse, que se apoya en el suelo al revés que se ve en la foto.

En este paraje se perforó hace poco un pozo, para lo cual tenía que dar el permiso. Conseguir el permiso de Endonga costó seis meses con conversaciones recurrentes entre las misioneras y Endonga del tipo:

– Podríamos hacer un pozo en este lugar y tener mucha agua para las cabras.

– Aquí no hay agua.

– Sí, pero a mucha profundidad.

– No podemos cavar más de cinco varas.

– Una maquina puede hacerlo, llegando a 50 varas.

– Entonces no podremos sacar el agua.

– Se puede poner una bomba solar.

– ¿Qué es eso?

– Un aparato que aprovecha el sol para sacar agua.

– Pero el sol seca el agua, no la trae.

– Bueno, es una máquina que transforma la energía del sol.

– ¿Qué es energía?

– …

Tras semanas de incredulidad, le llevaron a ver un pozo donde el agua salía sola gracias a varios paneles solares. Aquello era magia, pero parecía funcionar. Dio el consentimiento, y cuando brotó el agua todos lloraron de alegría, y él, el que más. Desde entonces, Endonga es el más estricto guardián del pozo, que enseña con orgullo a los pocos visitantes que por allí se pierden. El agua ha traído cambio en los hábitos de alimentación, el bienestar del ganado y por tanto su rendimiento, y en la higiene de la población.

Uno de los mayores logros de las misioneras es conseguir el progreso minimizando el conflicto con la tradición, aunque ese conflicto se hace inevitable en temas como la dignidad de las mujeres, la responsabilidad de los hombres en el trabajo o la educación de los niños. Es admirable cómo saben avanzar en estos terrenos mostrando, siempre con cariño y respeto, las ventajas de las propuestas.