¿Por qué es importante la lectura en los niños?

Home / blog / ¿Por qué es importante la lectura en los niños?

¿Por qué es importante la lectura en los niños?

Desde que somos pequeños nos inculcan que los libros son un pilar fundamental en nuestras vidas, ya que ayudan al desarrollo cognitivo, es decir, son una herramienta para aprender por nosotros mismos durante toda la vida, y fomenta el desarrollo emocional. Hoy en día aficionar a los niños con la lectura es una tarea que a veces no resulta nada fácil debido a la gran avalancha de otras actividades de ocio tecnológico, que pueden despertar más interés por parte de los más pequeños. Sin embargo, la lectura en los niños es de vital importancia a la hora de estudiar y adquirir conocimientos, pues les facilitará esta tarea y se familiarizarán con el lenguaje más rápidamente.

Leer un libro ayuda a que los niños estimulen su imaginación y su creatividad, aumentando su cultura y mejorando su vocabulario y ortografía. Para concienciar al niño a la lectura es imprescindible la colaboración de los mayores y que vean que estos también leen, lo cual es clave para su proceso de aprendizaje. Por eso es importante que también nosotros tengamos un hábito de lectura, y así inculcárselo desde pequeños.

Y es que una vez que se descubren las maravillas de la lectura, ellos mismos serán los que decidan leer en vez de jugar a la consola o ver la tele. Cuando son capaces de meterse en la vida de un personaje, de reír con sus aventuras, llorar sus desgracias, descubrir los lugares más insospechados. Ahora bien, para llegar a ese punto, tenemos que luchar contra otros muchos estímulos que resultan más atractivos y fáciles que un libro. De ahí la importancia de entender los gustos de nuestros hijos y buscar los libros que más les puedan interesar para irlos introduciendo en el mundo de la lectura, pues hay un gran abanico de opciones para elegir: si le encantan los misterios, elegiremos una novela de detectives por ejemplo, o si le gustan las historias fantásticas buscaremos una llena de magia. Todo esto teniendo en cuenta siempre su edad, y los libros más idóneos para ella.

Otra manera de envolver a los niños en la lectura, y a los que no son tan niños también, es celebrando el 23 de Abril, el Día Internacional del Libro, cuyo objetivo es fomentar la lectura a nivel mundial. ¿Sabéis por qué se celebra el 23 de Abril y no otro día? Remontémonos a su origen en 1926. El 23 de Abril de 1616 fallecían Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega. Por este motivo, esta fecha es tan simbólica para rendir homenaje mundial al libro y a sus autores, y así animar a todos, en particular a los más jóvenes, a descubrir el placer de la lectura.

La idea original de la celebración de Día Del Libro surgió en Cataluña. Este día coincide con Sant Jordi, donde es tradicional que los enamorados y personas queridas se intercambien una rosa y un libro, una tradición preciosa y llena de encanto. En el resto de España, también se celebra este estupendo día, especialmente en los colegios, donde a través de juegos dinámicos los profes consiguen los niños se involucren con la lectura jugando con sus compañeros de clase. Por ejemplo, se puede hacer una actividad para escribir mini-libros, donde los más pequeños puedan dejar volar su imaginación y disfrutar creando un libro con sus propias aventuras. También se puede jugar a adivinar el autor. Esta actividad va dirigida a niños un pelín más grandes, para que entiendan la trayectoria de autores importantes y luego sean capaces de relacionar cada obra con su autor. Así, aprenden nuestra cultura a la vez que se les incentiva para que lean.

El Día del Libro también puede ser una buena excusa para visitar la biblioteca, donde se suelen organizar actividades relacionadas con la lectura como los cuenta-cuentos. Otra cosa que también les puede gustar a los peques es un libro con su nombre, en el que ellos sean los protagonistas de una historia fantástica. En cualquier caso, todos los días son buenos para fomentar que nuestros niños descubran el placer de la lectura, pero podemos aprovechar el Día del Libro para inculcárselo un poquito más.